Incertidumbre, divino tesoro.

/, Sin categoría/Incertidumbre, divino tesoro.

La palabra del momento, incertidumbre. Abrimos los diarios, las revistas, escuchamos en la calle, en el supermercado, en los cafés. Todo el mundo hablando de eso. Todos repitiendo la palabra de moda: Incertidumbre.

Si nos vamos al diccionario, incertidumbre se define así: Falta de certidumbre. Ok, entonces, de qué hablamos cuando hablamos de certidumbre? Volvemos al amigo diccionario y nos da la palabra clave: certidumbre (Del lat. certitūdo, -ĭniscerteza.

Y acá es dónde nos encontramos entrampados. En las certezas.

Ya lo dice Jorge Drexler en una de sus canciones: “El mundo está como está a causa de las certezas.” La certeza es esa ilusión óptica que nos hace creer que tenemos el control de todo. La certeza nos deja presos de una única interpretación, el cómo tienen que ser las cosas o a veces peor, cómo son las cosas.

¿Y cómo son las cosas? ¿Quién tiene la receta?

La ilusión de seguridad que nos generan las certezas tiende a ser bastante frágil al momento de salir al mundo y comprobar que en casi todos los dominios de la vida, por no decir todos, las cosas nunca salen como esperamos.

Y eso nos genera mucha frustración y enojo porque no entendemos que eso que nos importa haya salido de otra manera.

Mi pregunta es ¿y si dejamos de temerle a la incertidumbre? ¿cómo serían las cosas?

¿Si aceptamos la incertidumbre, si aprendemos a vivir con ella y así flexibilizamos nuestra forma de entender el mundo y las personas?

El cambio nos pisa los talones, la incertidumbre se filtra por casi todos los rincones de nuestra vida. ¿Vamos a seguir peleando contra eso? ¿Vamos a seguir resistiendo con uñas y dientes lo inevitable?

Propongo que hagamos un cambio, que soltemos algunas certezas, que nos dejemos sorprender por nuestros recursos y habilidades que tenemos ocultas detrás del habitual modo de hacer las cosas. ¿Qué tal si usamos la energía en buscar nuevas ideas en vez de aferrarnos a las viejas?

¿Y si hacemos la prueba?

¿Y si elegimos aprender nuevas formas de hacer las cosas?

El aprendizaje es una de las claves para asomarnos con éxito al futuro, al cambio que nos sacude a cada momento, a la famosa incertidumbre a la que le tememos tanto.

Decidir aprender es asumir que algo no estamos sabiendo hacer, es aceptar que las certezas que sostenemos no nos alcanzan para los desafíos que se presentan. Aprender es una gran oportunidad y es una de las mejores formas de lidiar y amigarse con la incertidumbre.

La única certeza que me atrevo a difundir hoy es saber que, pase lo que pase, podemos estar lo suficientemente flexibles y alineados con el cambio para buscar la mejor forma de interpretar y vivir lo que nos toque. Ahí es donde reside nuestra libertad. En poder elegir, más allá de lo que suceda, cómo vamos a vivirlo. Sino quedamos presos de las otras certezas, las que nos dicen cómo son las cosas, y a esas, la verdad, yo no les creo nada.

2018-03-13T13:56:19+00:00